En el momento de escribir este análisis, la palabra “Catalonia” (Cataluña en inglés), había sido tuiteada 101.200 veces y retuiteada 79.200 en las últimas 24 horas. El proceso de independencia de Cataluña sigue cumpliendo hitos diarios y la prensa internacional, así como la opinión pública mundial, son conscientes de ello.Pocas veces en la era democrática había España ocupado tanto peso informativo en los medios del mundo como ahora. Nuestros propios medios se encargan de recordarnos esto a diario ofreciéndonos las portadas de periódicos extranjeros y mediante breves vídeos de los informativos del mundo hablando sobre el caso catalán. Ejemplo de ello es esta galería que publicó El Mundo el pasado ocho de octubre tras la concentración en Barcelona en apoyo a la unidad de España. Otros diarios como el británico The Guardian o el francés Le Monde están dando especial cobertura al asunto, llevándolo casi a diario en sus ediciones digitales y en papel y creando secciones especiales para tratarlo a fondo.

Y es que el problema de Cataluña no solo está haciendo tambalear los pilares de la democracia española, sino también los de Europa, lo cual, por efecto dominó, repercute en el mundo entero. Lo que en un principio tuvo que ser un caso doméstico, fue más allá desde que el Govern y su presidente Carles Puigdemont exigieran la interlocución de la UE, algo que ratificaron tras el 1-O al pedirles, según palabras de Puigdemont, que “dejaran de mirar para otro lado” tras los resultados del referendum declarado inconstitucional por el Gobierno español. La situación de Bruselas, ya crítica tras la declaración del Brexit, ha inclinado la balanza en apoyo al Gobierno central y a la estabilidad, más que necesaria, ya que un apoyo a la causa catalana podría hacer estallar las frágiles cuerdas que atan otras causas nacionalistas como la de Francia con los corsos o la de Bélgica con los flamencos.

 

Twitter y redes sociales

No muchos habían oído hablar de Cataluña antes del 1-O, pero tras las imágenes que dieron la vuelta al mundo la causa catalana cobró especial relevancia internacional. Como pueden ver en el siguiente gráfico, las palabras “Cataluña” (en azul) y “Catalonia” (en rojo), se dispararon en las búsquedas en Google los días previos y alcanzaron un pico histórico en dicho día.

Todos los medios se hicieron eco de lo que estaba pasando en Cataluña, destacando la fuerte represión policial que intentó impedir la votación. A pesar de los apoyos previos de varios medios dirigidos a la ilegalidad del referéndum, la imagen de España quedó muy dañada tras la difusión de las imágenes que todos conocemos de este día. Así se plasmó en miles de comentarios en Twitter y Tweets del primer ministro belga y del primer ministro eslovenoacompañando las noticias del día. Miembros de la comunidad internacional como Charles Michel, primer ministro de Bélgica; o Miro Cerar, primer ministro de Eslovenia, mostraron su preocupación en Twitter por el uso de la violencia.

Otra voz internacional muy escuchada estos días en redes sociales ha sido la de Julian Assange. El periodista y fundador de Wikileaks ha abanderado un acérrimo apoyo a la independencia catalana creando un amplio debate entre seguidores y detractores. La mayoría de sus últimos tuits van sobre este caso, mostrando, de hecho, una opinión muy sesgada y nada objetiva. El día de la manifestación de apoyo a la unidad de España realizó un gran esfuerzo en menospreciarla, publicando reitaradamente los apoyos externos y de seguidores de extrema derecha a la marcha. Tras los sucesos del 1-O pidió la suspensión de España en la UE y dos días atrás publicó este polémico tuit que obtuvo casi 6.000 retuits: “Mañana el primer ministro español Mariano Rajoy decidirá si España es un país del voto o de la bala” (haciendo un juego de palabras entre voto -ballot en inglés- y bala -bullet-).

Tweet de Julian Assange

 

Siguiendo con la red del pajarito, y como pueden ver en la imagen a su izquierda, hoy nos sorprendía como Trending Topic la revista satírica de Francia Charlie Hebdo. Conocidos por su capacidad de crear polémica y, esta vez, contra todo pronóstico, los cómicos franceses cargan dura y cínicamente contra los catalanes, que “son más tontos que los corsos” (independentistas franceses), como se puede leer en su portada. Pero su editorial va más allá: “Si todas las regiones de Europa que poseen una lengua, una historia y una cultura originales comienzan a declarar una independencia, el Viejo Continente se va a caer rápidamente en pedazos […]. Dado que hay unos doscientos idiomas en Europa, ¿por qué no crear doscientos nuevos países? […] La independencia es legítima para liberarse de la tiranía Portada y trending topic de Charlie Hebdoo la opresión. ¿De qué destino trágico quieren liberarse hoy día los catalanes?”. Otro dato curioso lo encontramos en este enlace a Ok Diario, que nos habla de la inclusión en Wikipedia (en su edición anglosajona) de Cataluña en la primera posición de los estados de menos duración del mundo. Por no hablar de los múltiples memes que se han creado sobre el asunto.

 

Cruzando el charco

Como era de esperar, el caso catalán ha traspasado fronteras y también se le están dedicando muchas líneas más allá del Atlántico. Tanto el New York Times como el Washington Post, ambos norteamericanos, están preocupados por lo que ocurre en España e intentan enseñar a sus lectores qué es exactamente lo que está pasando, como en este artículo: “Independencia de Cataluña: lo que necesitas saber“. Esta tónica explicativa es general en todos los periódicos internacionales consultados, dando a entender un intento de estos por explicar un asunto que la mayoría de sus lectores desconocían. También producen artículos clarificadores  e interesantes como este en el que, basándose en datos y encuestas, explican la evolución del independentismo y cómo su apoyo mayoritario es un mito.

En definitiva, el procés está y seguirá dando mucho que hablar durante los próximos días, y quizá sea mediante el análisis de la información internacional como mejor podemos acercarnos al asunto, ya que de esta forma nos alejamos de la opinión sesgada que muchos medios nacionales están realizando, por no hablar de los internos de Cataluña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *