No, tranquilos, no vamos a hablar de alergia a las redes sociales, si no de cómo estas ayudan a los que padecen esta enfermedad o cualquier tipo de intolerancia, sobre todo las relacionadas con los alimentos. Inauguramos así con este post el año 2018, y esta será la primera de una serie de publicaciones en las que hablaremos sobre diferentes temáticas y su impacto o relación en el social media.

 

Seguro que en los últimos tiempos empezáis a oír hablar más que antes de alergias o intolerancias a distintos alimentos que sufren conocidos o vosotros mismos. Supermercados y restaurantes se afanan cada vez más en adaptar su oferta alimentaria y su información a este tipo de padecimientos. Y no es que se haya puesto de moda, existen razones científicas que, aunque no son determinantes, Alergias e intolerancias en las redes socialespueden explicar este fenómeno.

 

Por ejemplo, se habla de que nuestro sistema inmunológico está cada vez más debilitado debido a una mayor higiene y mejor acceso a medicamentos, sobre todo los relacionados con las vacunas, que nos protegen cada vez más; pero se produce un efecto rebote que nos desprotege ante otros elementos que causan estas reacciones. También puede ser debido a razones medioambientales o al excesivo consumo de ciertos productos contra los que nuestro cuerpo puede acabar actuando. Si a esto le añadimos la transmisión de estas alergias de padres a hijos, los resultados se multiplican. De hecho, solo en España, la alergia a los alimentos se ha duplicado en la última década.

 

Otra causa, según afirma este bioquímico en esta entrevista de ABC, es que muchos hemos padecido desde siempre estas alergias pero no ha sido hasta el avance de la tecnología médica que se han podido relacionar ciertos síntomas con estas enfermedades. Afirma, de hecho, que el 50% de la población tiene intolerancias alimentarias, pero no todos los saben.

 

Así ayudan las redes sociales

Antes de entrar de lleno en el asunto hay que distinguir entre alergia e intolerancia. La principal diferencia radica en la reacción de nuestro sistema inmunitario. Frente a una alergia, este se activa contra el elemento que la provoca como si fuera un agente enemigo y lucha para repelerlo, y en ocasiones extremas dicha lucha puede hasta ocasionar la muerte; mientras que en las intolerancias no entra en juego nuestro sistema inmunitario, si no que más bien se produce una sensación de malestar ante ciertos alimentos dañinos para nuestro cuerpo pero la reacción ante estos suele ser menos agresiva.

 

Pues bien, es importante tener en cuenta esta diferencia en redes sociales porque nos encontramos con distintas cuentas especializadas en cada uno de dichos casos. Como no podía ser menos, hemos encontrado muchísimos lugares donde informarnos y estar conectados con una amplia comunidad de personas que padecen estos males. Blogs, webs oficiales y decenas de cuentas en redes sociales ayudan a estas personas y, sobre todo y más importante, ponen en relieve un problema cada vez más acuciante donde la falta de información y sensibilización ha sido la tónica general antes de la era Internet.

 

Twitter

La proliferación en Twitter de cuentas relacionadas con las alergias e intolerancias es, quizá, excesiva. Pero es que esta red social a veces peca de eso. Pero como siempre, realizando un buen análisis y criba posterior, podemos encontrar lugares realmente útiles donde mantenernos informados y ser parte de una comunidad interesante que nos aporte valor. Y dejar así de lado cuentas descuidadas o que aportan poco.

 

Sobre todo, hemos encontrado muchas cuentas relacionadas con alimentos o especializadas en recetas para intolerantes y alérgicos, sumándose así a la creciente tendencia en Internet del mundo de la alimentación sana y las recetas. @qpuedocomer  o @CocinandoSG son espacios muy interesantes, todos ellos unidos a sus correspondientes blogs, donde encontrar información muy útil al respecto y que nos ayudan a reconocer alimentos que contienen elementos alérgicos. Especial mención nos gustaría hacer a @LaDulzuradeMari, cuenta no muy bien cuidada en Twitter pero que Alergias e intolerancias en las redes socialesnos enlaza a un magnífico blog de recetas donde encontramos la sección “sin” con muchísimos platos tanto dulces como salados para celíacos, diabéticos y alérgicos a la lactosa o el huevo.

 

Las asociaciones también se apuntan un buen tanto, sobre todo la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), que cuida muy bien su perfil en Twitter (@SEAIC_Alergia). La Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex tiene una web algo anticuada pero hacen buena labor en Twitter (@AEPNAA1). Y espacial mención nos gustaría hacer también a la cuenta @TengoAlergia. Estas cuentas son más genéricas y encontraremos publicaciones no solo relacionadas a alergias alimentarias, si no a otras de diferentes tipos, así como información en cuanto a reacciones alérgicas, consejos, recomendaciones…

 

YouTube y Vimeo

Como decíamos antes, muchas de las cuentas que encontrábamos en Twitter estaban relacionadas con portales para recetas especiales para alérgicos e intolerantes. Por lo que está claro que en los principales portales de vídeo, YouTube y Vimeo, esta tendencia es arrolladora. Recetas de todo tipo que jamás podríamos imaginar que no pudieran contener estos alimentos con elementos alérgicos pueden ser encontradas a patadas.

 

Quien sepa un poco de cocina sabe que la base de las croquetas está hecha con bechamel, por lo que contiene leche y serían no aptas para intolerantes a la lactosa. Además, van empanadas con pan rallado, por lo que contienen gluten y no son aptas tampoco para celíacos. Pero nada es imposible en vídeos como el que vemos a continuación del canal “Cocina sin“, que cuenta con casi 25.oo0 suscriptores.

 

Facebook

La red de redes no podía quedarse atrás. Al igual que en Twitter, hay múltiples páginas donde encontrar información relevante en cuanto a esta temática. Recetas, comunidades específicas, páginas de las asociaciones antes mencionadas… Nadie quiere perderse el filón de esta red social. Sobre todo las marcas, algunas especializadas en estos productos que han visto cómo sus ventas y su popularidad se disparan últimamente. Como Kaiku Sin Lactosa, que cuenta con una amplísima y muy participativa comunidad de más de 100.000 seguidores en Facebook.

 

También en esta red social proliferan centros para alérgicos y clínicas especializadas que buscan promocionarse y estar cerca de las personas que padecen estos males. Pero en estos casos hay que poner especial atención, ya que muchas veces acudimos a estos lugares en busca de consejo y no siempre sabemos quién hay detrás de ellos, por lo que tenemos que asegurarnos al cien por cien de la profesionalidad de estos lugares y, ante la duda, como es normal, acudir a nuestro médico de cabecera.

 

Instagram y Pinterest

También Instagram y Pinterest se llevan su parte del pastel. En este caso la información visual, base de estas redes sociales, puede resultar menos útil, pero en Pinterest, por ejemplo, hemos visto imágenes de alimentos sin gluten y lactosa que, al menos visualmente, tienen una pinta impresionante. Su uso también es muy útil como apoyo de otras cuentas donde hay más información, como la anteriormente mencionada “Cocina Sin”. En su cuenta de Instagram, con 5.000 seguidores, Bárbara Llop cuelga vídeos y fotos de sus recetas y se apoya de su comunidad para nuevas ideas. Enhorabuena porque realiza una espléndida labor.

 

Alergias raras

Pero no todo son alergias al polen o intolerancias al gluten y a la lactosa. De hecho, existen tantas alergias e intolerancias alimentarias como alimentos hay en el mundo. También hay alergias más extrañas como al agua, a ciertos materiales textiles o al sol (¿recordáis la película “Los otros”?). Este artículo de Bekia Salud os sorprenderá por los distintos tipos de alergias que podemos encontrar (¡alergia al  semen!). Lamentablemente, este temática es más difícil de encontrar en redes sociales, por lo que podemos hablar de un nicho de mercado poco trabajado que, quién sabe, puede ser un campo interesante a explorar.

 

Pero lo que está claro, en definitiva, es que las redes sociales nos pueden ayudar mucho si estamos dentro de este alto y creciente porcentaje de personas con alergias o intolerancias. Están presentes en esta temática tan de moda, aunque no tanto en aquellas más raras que, quizá por su bajo impacto social, no interesa tanto. Todo se andará. Y si conocéis otros lugares o cuenta que aporten valor sobre esta temática, no os olvidéis de comentárnosla para darle voz también.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *